ANNA DAY Creció y sigue viviendo en el noroeste de Inglaterra. La criaron un padre obsesionado por la guitarra y una madre con un don increíble para la cocina, y Anna sigue adorando todo lo relacionado con la música y con la comida. Estudió Psicología. En 2009 obtuvo el doctorado en Psicología Clínica y, desde entonces, trabaja de psicóloga clínica con personas discapacitadas. Siempre le ha gustado escribir y, en 2015, quedó finalista del premio Times/ Chicken House Children’s Fiction. Su mayor inspiración son sus hijos.