113. Obras. Vol. II

Traducción y notas de J. L. Navarro González. Revisada por M. ª L. Inchausti Gallarzagoitia. Luciano de Samósata (que vivió entre 120 y 180 d. C. aproximadamente) es, sin duda, el escritor griego del siglo II más influyente en la literatura europea. Y con razón, pues su habilidad literaria, su humor, su claro estilo, su gusto por el pasado ilustre y su afán crítico y paródico lo destacan entre sus contemporáneos, en esa época brillante que fue la de la llamada Segunda Sofistica. Aunque no figura Luciano en las Vidas de los sofistas de Filóstrato, nadie como él representa la agudeza aticista y el talento satírico en la recreación del legado clásico. Es curioso que este sirio, coetáneo de Apuleyo y de Marco Aurelio, sea el mejor representante del espíritu helénico por su mordacidad y su ironía. Buena muestra de la profunda helenización del Oriente Próximo. La obra de Luciano es muy varia. Comprende opúsculos puramente literarios, como los famosos Diálogos de los dioses, los Diálogos de los muertos, los Diálogos de las heteras, o los Relatos verídicos; otros de sátira filosófica, como el Icaromenipo, Sobre la muerte de Peregrino, Alejandro o el falso profeta, Subasta de vidas; otros de tipo retórico, como Fálaris, Heracles, Prometeo, o el Elogio de la mosca; y alguno de crítica histórica: Cómo debe escribirse la historia. Un tanto cínico (en sus motivos literarios) y un tanto epicúreo, Luciano se burla de los antiguos dioses y de los falsos filósofos, y pretende desenmascarar el bagaje de muchos impostores y mentirosos, mediante la sátira o la burla, unas veces ácida, otras más festiva. Desde Erasmo y Rabelais hasta Voltaire y J. Swift un fuerte influjo lucianesco permea la mejor literatura de fantasía y parodia europea. Su riqueza de motivos y su límpido estilo contribuyen a hacer su lectura sorprendentemente amena y divertida aun hoy.

Comprar el libro:

¡Búscalo también en tu librería más cercana!

  • Compartir: